No a la presencia militar estadounidense en América Latina

Informe de la Campaña por la Desmilitarización de las Américas (CADA) sobre la actividad realizada en el marco del Foro Social Mundial Caracas 2006: “Estrategias contra la presencia militar estadounidense en América Latina y el Caribe”
Actividad realizada en el Foro Social Mundial, Caracas, Venezuela, el día 25 de enero de 2006 en el Auditorio José Félix Ribas del Complejo Teresa Carreño.

El panel estuvo integrado por:

-Coordinador: Juan Roque, MOPASSOL/Jubileo Sur, Argentina.
-Camille Chalmers, PAPDA, Haití.
-Ana Ester Ceceña, Observatorio Latinoamericano de Geopolítica, México.
-María Luisa Mendoza, Grito de los Excluidos, Brasil.
-Boris Castillo, Movimiento Cubano por la Paz, Cuba.
-Gustavo Castro Soto, EDUPAZ, México.
-Orlando Castillo, SERPAJ, Paraguay.
-Ricardo Alarcón, Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Cuba.

La Campaña por la Desmilitarización de las Américas (CADA), anteriormente llamada Campaña Continental Contra la Militarización, tiene sus orígenes cuando a mediados de 2002 organizaciones pro justicia y paz en América Latina decidieron fomentar una red hemisférica para denunciar y resistir el militarismo y promover la paz con justicia.

En el mes de mayo de 2003, con el Encuentro Hemisférico Contra la Militarización realizado en Chiapas y la posterior reunión en México Distrito Federal, la CADA afianzó su labor como campaña continental y a partir de allí continuó acrecentando su presencia en los eventos internacionales latinoamericanos.

La actividad realizada en el Foro Social Mundial Policéntrico Caracas 2006 tuvo como objetivo articular nuevas estrategias de la CADA y sumar organizaciones a la Campaña.

Camille Chalmers, economista haitiano, miembro de PAPDA (Plateforme Haïtienne de Plaidoyer pour un Développement Alternatify) y de Jubileo Sur, dio inicio a las ponencias del panel “Estrategias contra la presencia militar estadounidense en América Latina y el Caribe” dando a conocer la experiencia de su país con la Misión de la ONU para la Estabilización de Haití (MINUSTAH).

Allí explicó las consecuencias del golpe de Estado en Haití perpetrado por las tropas estadounidenses y las implicancias de tener tropas extranjeras ocupando parte del territorio haitiano.

Chalmers expresó que la misión militar de Naciones Unidas no pudo cumplir con la tarea encomendada, “las armas en manos de diferentes grupos y pandillas, siguen estando, la violencia se ha incrementado, como así también los secuestros y la inseguridad en general”.

Denunció diversas violaciones por parte de algunos contingentes militares y sostuvo que “las tropas de ocupación militar hacen el trabajo sucio que ahora no quieren hacer los estadounidenses”.

Para culminar, el economista haitiano hizo expreso el pedido de retiro de las tropas extranjeras de su patria.

A continuación, la periodista brasilera María Luisa Mendoza, de Grito de los Excluidos y la Campaña Continental Contra el ALCA, expuso los orígenes y metas de la Campaña por la Desmilitarización de las Américas: “La CADA se creó a partir de la Campaña Continental contra el ALCA. En muchos países, cuando hablábamos del control económico de los Estados Unidos, de los acuerdos comerciales, de las políticas de ajuste estructural y del consenso de Washington, hablábamos también de la militarización. Las dos cosas tienen una conexión muy estrecha. La intervención de los Estados Unidos en nuestros países no es nada nuevo, pero en este momento se nos presentan grandes desafíos. Una ventaja es que tenemos movimientos de luchas en todos los países del continente, de ahí la importancia de coordinar esos esfuerzos para monitorear este proceso de militarización en nuestro continente.”

Luego destacó los temas que deben ocupar un espacio de prioridad en la CADA: “Uno de los temas que debemos priorizar es el relacionado con el establecimiento en el Salvador de la Academia Internacional para el Cumplimiento de la ley (ILEA, por sus siglas en inglés), que es una versión de la Escuela de las Américas para policías latinoamericanos. Los Estados Unidos intentaron implementar el proyecto en Costa Rica, pero los compañeros de allá organizaron una movilización muy fuerte y el congreso costarricense rechazó la propuesta.”

También mencionó la relación de la militarización con los organismos financieros internacionales: “Debemos concentrarnos en la lucha contra el FMI, la OMC, y en especial contra el BM que creemos es el cerebro que elabora las políticas que más tarde utilizan el FMI y la OMC. El BM actúa directamente en acciones militares, cuestión que está muy clara para su actual presidente, Paul Wolfowitz, quien antes fuera subsecretario de defensa de los Estados Unidos. El Banco Interamericano de Desarrollo, uno de los hijos del BM, tiene ahora como presidente a Luis Alberto Moreno, uno de los creadores del Plan Colombia y antiguo embajador de Colombia en Washington. El BM trabaja en proyectos de reconstrucción en situaciones posconflictos en países como Afganistán. Y en este momento, a partir de la tragedia que representó el Tsunami en Asia, promueve la privatización de la costa de varios países, lo que significa que los pescadores serán desplazados de sus comunidades.”

Luego explicó la importancia de la relación entre recursos y militarización: “Hemos comprobado que la presencia de las bases militares coincide geográficamente con las regiones más ricas, donde se concentran mayor cantidad de bienes naturales o recursos. Pero no son sólo recursos. En realidad cuando hablamos de recursos o de servicios, realmente nos referimos a un proceso de privatización de derechos y bienes; recursos tales como los recursos energéticos, la biodiversidad, el agua, y también de derechos básicos como la educación, la salud y la seguridad social. Por ejemplo, el Plan Puebla-Panamá es un proyecto estratégico económico, pero también es un proceso de militarización en América Central. Lo mismo pasa con la región de la Triple frontera.”

“El secretario de defensa de los Estados Unidos viajó a Brasil en marzo del 2005 con una agenda muy clara. Uno de los principales temas fue el interés de los Estados Unidos en un proyecto que se llama SIVA (Sistema de Vigilancia de la Amazonía) que posee la capacidad de monitorear 5.5 millones de kilómetros cuadrados en toda la Amazonía. Otro tema de la agenda fue la presencia militar en Haití, asegurar que el gobierno de Brasil continuara haciendo el trabajo sucio. También se mostraron preocupados por la presencia de células terroristas en la región de la Triple frontera, aunque luego se comprobara que no era cierto. Otro tema fue asegurar que Brasil representara un freno para la relación de Venezuela con otros países de América Latina.”

Por su parte, la investigadora mexicana Ana Ester Ceceña, creadora del Observatorio Latinoamericano de Geopolítica, enfatizó en el análisis geopolítico de lo que dio en llamar enclaves: “Ante el aumento de la presencia norteamericana en los últimos tiempos nos hemos dado cuenta de que el continente se ha militarizado de una manera impresionante. Concretamente, en los últimos años -el mismo periodo de la incursión de Estados Unidos en el Medio Oriente- se han afianzado y diversificado las posiciones militares fijas en América Latina. Sin embargo, hasta hace no mucho tiempo, lo que veíamos muy claramente era un enclave militar en Colombia, enclave a partir del cual, más o menos, se cubría la zona más importante de Latinoamérica: la de la zona amazónica, que abarca incluso Centroamérica y el canal de Panamá, hasta llegar al sur de México. Esta área se cubría con el enclave en Colombia, que además era un lugar que por las acusaciones de narcotráfico y la producción de narcóticos justificaba la presencia de soldados, bases, radares y equipos de comunicaciones. No obstante, no fue suficiente, y en los dos últimos dos años se han construido otros dos enclaves.”

“Hay tres enclaves con los cuales se cubre el área latinoamericana. Uno de ellos está en Haití y no reviste las mismas características de los otros dos. Haití es un experimento para imponer en la práctica la constitución de la fuerza de seguridad hemisférica, es decir, un ejército multinacional americano. Esta fuerza sería la encargada de dar respuesta a las amenazas de seguridad nacional para los Estados Unidos. Hasta ahora, las discusiones en torno a la constitución de esta fuerza hemisférica multinacional no han llegado a un consenso. Varios ejércitos de la región, incluido el brasileño que está en Haití, se resisten desde hace tiempo a la conformación formal de esa fuerza. Sin embargo, en el caso de Haití, por ejemplo, esto funciona eficientemente.”

“El otro enclave es el de la región del cono sur. El cono sur era el área menos cubierta militarmente y, justamente, el área más importante. No sólo por la Triple frontera y el Acuífero Guaraní, sino porque el 70% del agua dulce se encuentra en el sur. De manera que el polo sur es un punto estratégico para el control del proceso de reproducción mundial.”

“Por otro lado, se hacía necesario controlar esta parte del continente, en la cual hay muchas riquezas y también insurgencias. Se trata de un área movida, un área donde los argentinos son capaces de mantener movilizaciones durante un año seguido; un área donde tenemos procesos de lucha como el boliviano, gente que se levanta contra las medidas neoliberales. Es una zona estratégica, ahí está la Patagonia con toda su riquezas, el cobre en la cordillera de los Andes. Son zonas muy importantes que están relativamente despobladas. Todo esto requiere de un implante militar directo en el continente que se intentó mediante convenios antiterroristas, mediante presiones para aceptar los convenios de inmunidad de tropas, mediante el intento de ejercicios militares cada vez más intensos. Esas variantes fracasaron hasta que finalmente lograron el acuerdo con Paraguay.”

“Tenemos entonces un panorama en el que hay tres enclaves: uno en Centroamérica y el Caribe, otro en la cuenca amazónica, y otro en la punta del sur, para cubrir, entre los tres, todo el territorio del continente.”

“Pero claro que hay mar. Cuando hablamos de militarización siempre pensamos en la tierra, en un cuartel y un radar que se ponen y ya, pero resulta que hoy los mares están militarizados, hay estrategias y ejercicios para responder a contingencias tipo invasión, catástrofes, etc.”

Boris Castillo, representante del Movimiento Cubano por la Paz y la Soberanía de los Pueblos, reseñó los “más de cien años que lleva la base militar de los Estados Unidos en Guantánamo, Cuba” y mencionó los resultados de la Conferencia Internacional contra Bases Militares Extranjeras que se realizó en La Habana entre los días 07 y 09 de noviembre de 2005, en la que participaron 22 países. En la declaración final de dicho encuentro “se condena la creciente ola de violencia e injusticia social que causan múltiples sufrimientos a la mayoría de la población mundial, la que se pone de manifiesto en guerras de agresión, explotación económica, y diversas expresiones de terrorismo y daños al medio ambiente que han desatado en los últimos tiempos desastres naturales con cientos de miles de víctimas, así como el sistema de bases militares extranjeras, especialmente las del imperialismo norteamericano”.

Castillo denunció la “presencia bélica de Estados Unidos con el objetivo de controlar grandes reservas de agua, petróleo y biodiversidad, así como el carácter de cárcel internacional y centro de tortura en que el Gobierno de Estados Unidos ha convertido la base militar que ilegalmente ocupa en Guantánamo en el oriente de Cuba y que al mismo tiempo practica en otros centros secretos e ilegales de detención”.

En este sentido, mencionó la presencia de las bases militares en terceros países y las agresiones que se realizan desde ellas. Señaló, que de acuerdo con el Anuario del Departamento de Defensa del 2003, “el Pentágono tiene en propiedad o alquiler 702 bases en el exterior, en alrededor de 130 países y otras 6000 en Estados Unidos u otros territorios bajo su poder”. Sostuvo que si se hiciera un recuento veraz incluyendo las bases secretas la cifra superaría con creces las 1000 bases en el extranjero.

Por tal motivo, Boris Castillo instó a crear en todos los países, comités nacionales contra las bases militares en el continente latinoamericano, tal como se propuso en la Conferencia contra Bases Militares en La Habana y llamó a participar de los preparativos de la Conferencia Mundial contra las bases militares a realzarse en la ciudad de Manta, Ecuador para el 08 de marzo de 2007.

Gustavo Castro Soto, economista, co-fundador de CIEPAC y actualmente miembro de EDUPAZ explicó la situación de la militarización en México poniendo especial énfasis en el área de acción de su organización que corresponde al Estado de Chiapas.

En ese marco, destacó que el Ejército Nacional de México, “recibe instrucción por parte de tropas norteamericanas en la frontera sur que une México con Guatemala”. Y agregó que “la militarización en la zona de frontera por otros asuntos como ser la explotación de bienes naturales y el desplazamiento de campesinos, se agudiza día a día. La lucha en Chiapas es por el control de los bienes naturales.”

El economista mexicano alertó sobre el peligro de la presencia militar en América Latina y sostuvo que de acuerdo a “la tendencia que se observa, no se tendrían que descartar intervenciones directas por parte de las tropas estadounidense en el continente”.

Orlando Castillo, abogado y coordinador del Serpaj -Servicio de Paz y Justicia- Paraguay, denunció la presencia de tropas estadounidenses en su país a partir del acuerdo institucional efectuado con el gobierno paraguayo y destacó que el acuerdo contempla el hecho de que si los soldados norteamericanos “cometen delitos, no se los puede procesar ni juzgar en Paraguay”.

Castillo explicó que la tropas estadounidenses ocupan una Base del Ejército paraguayo en la zona de Mariscal Estigarribia. “La Base en cuestión tiene capacidad para diez mil soldados y cuenta con una pista de aterrizaje que tiene cuatro metros de espesor para soportar aviones de gran porte”.

El coordinador del Serpaj PY se pronunció contra la instalación de una oficina del FBI en Paraguay para el año 2007 y afirmó que la DEA tendría un terreno de más de cinco hectáreas de terrenos propio, ya que “la Policía antinarcóticos paraguaya responde directamente a la DEA”.

Para finalizar, el Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba, Ricardo Alarcón, denunció la violación de los derechos humanos por parte de los Estados Unidos en la Base de Guantánamo: “Usan la Base como campo de concentración donde se aplica sistemáticamente la tortura desde siempre. Allí torturan y tienen a su disposición manuales para hacer sufrir a los seres humanos que eran y son prisioneros”.

Alarcón sostuvo que el gobierno cubano lucha por la verdad y criticó al Presidente de los Estados Unidos porque “tuvo el descaro en un primer discurso realizado en la República de Panamá, de hablar sobre la tortura. Ese es un discurso que nadie recuerda pero allí se justificó el uso de la tortura como método”.

Más adelante habló sobre el tema de los cinco héroes cubanos presos en los Estados Unidos y llamó a ampliar la lucha internacional para su liberación. En tal sentido propuso una campaña internacional para que los Estados Unidos cumplan con las leyes internacionales en materia de respeto a los derechos humanos y destacó que ese país no quiso adherir al Tribunal Penal Internacional.

El Presidente de la Asamblea Nacional tocó luego varios temas, entre los que mencionó la situación del terrorista Posadas Carriles, acusado por Venezuela y Cuba de cometer actos de terrorismo y ser encubierto por Estados Unidos; la formación de militares latinoamericanos en la Escuela de las Américas: “los torturadores no nacen, se hacen”, dijo, resaltando la importancia de evitar que consigan mercenarios latinos; y propuso realizar marchas multitudinarias en todo el continente para el 18 de marzo, “contra la guerra y contra el imperialismo”.

Al culminar, Ricardo Alarcón destacó que en este momento de América Latina es imprescindible “el apoyo a la Revolución Bolivariana y el gobierno de Evo Morales”.

Cerrando la actividad, se presentaron una serie de casos con representantes de Ecuador, Chile y Colombia. En este momento hablaron Helga Serrano, de la Coalición Nacional contra las Bases Militares, de Ecuador, quien convocó a la Conferencia Internacional contra la Base de Manta, en marzo de 2007. Luego hizo su intervención Manuel Guerrero, chileno, cuyo padre fue desaparecido durante el régimen militar de Augusto Pinochet. Finalmente, la colombiana Gloria Cuartas, ex alcaldesa de Apartadó, Alcaldesa de la Paz por la UNESCO y candidata al Senado por el Polo Democrático Alternativo, explicó la situación de militarismo y represión en su nación en el marco del Plan Colombia.

Propuestas planteadas en la actividad de CADA:

1. Actividades y eventos:
-Participación en movilizaciones del 18 de marzo de 2006, “contra la guerra y contra el imperialismo”.
-Participación en la misión a Paraguay a mediados de 2006, convocada por Vía Campesina y FIAN Internacional.
-Participación en la Conferencia Mundial contra las Bases militares a realzarse en la ciudad de Manta, Ecuador, el 08 de marzo de 2007.

2. Propuestas organizativas:
-Creación y articulación de comités nacionales contra las Bases militares en el continente latinoamericano.

3. Campañas que promuevan:
-La expulsión de las tropas y las Bases militares estadounidenses de América Latina.
-El retiro del territorio haitiano de las tropas participantes en la Misión de Naciones Unidas (MINUSTAH).
-La revocación del convenio de inmunidad de las tropas estadounidenses en Paraguay y la salida de las tropas.
-La culminación del Plan Colombia en el continente.
-El cumplimiento de las leyes internacionales en materia de respeto a los derechos humanoslos por parte de los Estados Unidos.